Entradas

Mostrando entradas de septiembre 1, 2013

DESALOJO

No alcanzaban a ser cuatro gatos, sino solamente tres. Faltaba la novia de Fabio. Como entusiastas poetas, no querían perder tiempo y decidieron reunirse en un chifa de la Av. Venezuela a las cuatro y treinta de la tarde. Percy y Luciana habían dado un paseo por la UNMSM antes de encontrarse con Fabio, así que llegaron al punto de encuentro con la misma sensación de sed.

El restaurante de comida china estaba vacío, pero no era por culpa de ninguno de los tres… Al fondo, al lado de la cocina, un perro bostezaba de hambre.

La dueña se les acercó y, sin saludarlos, les preguntó en un rápido español qué querían comer. Ellos le devolvieron la gracia de omitir un “buenas tardes” y le dijeron, en cambio, que no querían comer sino solo tomar una gaseosa.

La china los miró de abajo hacia arriba, como si hubiera visto a unos inspectores de salubridad que despreciaban su comida. El perro, cual animal adiestrado, comenzó a mirar mal a los visitantes. Esperaba acaso unas sobras que nunca llega…